viernes, 10 de junio de 2016

Los mosuo, una sociedad dirigida por mujeres

La mujer mosuo espera en su dormitorio privado que algún hombre llame a su puerta al llegar la noche. Si le agrada, le dejará entrar. Resulta indiferente que sea el amor de su vida o un amante ocasional, ya que al despuntar el alba el hombre abandonará el lecho de su amada para regresar al domicilio materno, donde dará comienzo su trabajo diario bajo las órdenes de su madre.

El matriarcado de los mosuo

Familia mosuo
Familia mosuo

En la frontera de las provincias chinas de Sichuan y Yunnan, en un altiplano a 2700 metros sobre el nivel del mar, se encuentra el Lago Lugu, también conocido como Lago Madre.



Entre el lago y las montañas se asientan los poblados de los mosuo, una comunidad estimada en torno a los 50.000 miembros y que cuenta con más de 1600 años de existencia.
Lejos de la civilización y de otras etnias que pudieran perturban su cultura, el matriarcado mosuo, conocido como “la tierra de las mujeres”, sobrevive hasta el día de hoy.

La mujer en la cultura mosuo

La principal diferencia entre la cultura mosuo y la nuestra, se basa en que es la mujer y no el hombre la que tiene el poder tanto dentro de la familia como en la sociedad.
Para los mosuo, la madre es la persona más valiosa y respetable de todas. Las abuelas son las matriarcas y ostentan la titularidad de las propiedades de la familia, administran el dinero y llevan el peso de las responsabilidades diarias. Los recién nacidos sólo llevarán un apellido, el de la madre.
Los hombres mosuo se sienten muy satisfechos de su cultura, aceptan con agrado que vivirán siempre en casa de su madre, que educarán a los hijos de sus hermanas, que el dinero que ganarán lo administrará su progenitora y que aunque amen a una mujer nunca formarán su propio hogar.

La familia mosuo

Para los mosuo no hay nada más importante en el mundo que la familia. Familias muy diferentes a las nuestras, ya que los mosuo carecen de las figuras masculinas del padre y del abuelo.
La familia mosuo está formada únicamente por miembros que tengan entre sí un lazo directo de sangre, y conviven juntos toda la vida a menos que alguna mujer de la familia se convierta en matriarca y forme su propio hogar.
La matriarca de la familia es elegida por los miembros del clan, siendo respetada toda la vida por sus descendientes y todo su entorno.
Escritura mosuo
Escritura mosuo

Los hogares mosuo llegan a acoger hasta a tres generaciones de mujeres. Junto a la matriarca viven sus hijas e hijos, sus hermanas y hermanos, los hijos e hijas de sus hermanas y todos sus nietos. Los hijos varones siempre vivirán en el hogar familiar.




Características sociales del matriarcado mosuo

  • Los mosuo tienen su propia religión, cultura y música.
  • El evento más importante en la vida de los mosuo es cuando alcanzan la mayoría de edad a los 13 años. Hombres y mujeres entran en su etapa adulta a través de una ceremonia. Las niñas pasan a ser mujeres y a disponer de un dormitorio privado donde recibir a sus amantes.
  • Las relaciones afectivas hombre-mujer son libres y sin compromiso. No existe el matrimonio
  • El único vinculo entre dos personas que se aman se denomina “matrimonio ambulante”. Nunca formarán su propio hogar y cada uno seguirá viviendo con su familia de origen.
  • La ausencia de un matrimonio convencional garantiza estabilidad a la mujer y a los niños, en caso de que el “matrimonio ambulante” termine. Nunca hay por tanto mujeres y niños abandonados, porque siempre formarán parte del hogar al que han pertenecido.
  • Están prohibidas las relaciones incestuosas y hablar abiertamente de sexualidad.
  • El padre no tiene la responsabilidad de criar a un hijo, aunque puede ayudar. El rol de padre lo ejercerán los hermanos de la madre.
  • Entre los mosuo es aceptada la promiscuidad, tanto en los hombres como en las mujeres.
  • Palabras como padre, abuelo, celos, guerra, prostitución, asesinato o violación no existen en el idioma mosuo, por no darse en su cultura.


El futuro del matriarcado mosuo

El pueblo mosuo destaca por su hospitalidad, su solidaridad y por su carácter tranquilo. Pero desde que el gobierno chino convirtiera el lago Lugu en destino turístico, existe el riesgo de que su cultura se pierda y con ella uno de los últimos matriarcados que permanece inalterable al paso del tiempo.
Beatriz Moragues - Derechos Reservados


No hay comentarios:

Publicar un comentario