lunes, 28 de noviembre de 2016

Ablación, el castigo por ser mujer

En el verano del año 2016, la Unión Africana prohibió la práctica de la mutilación genital femenina. Sin embargo, estamos muy lejos de que las leyes escritas sobre el papel se reflejen en sociedades impregnadas de incultura, machismo y tradiciones aberrantes.


Qué es la mutilación genital femenina

Ablación
La mutilación genital femenina es la extirpación total o parcial de los órganos genitales femeninos. Mayoritariamente se practica la excisión (extirpación de parte o de la totalidad de los labios menores) o la clitoridectomía (amputación parcial o total del clítoris.

La infibulación es la forma más grave de mutilación. Consiste en la clitoridectomía y en la excisión, pero además añade la amputación de los labios mayores, dejando zonas en carne viva, que más tarde se cosen, de forma que cubran casi totalmente la vagina, dejando tan solo un orificio para la menstruación y para orinar.


Cómo se realiza la ablación

Normalmente se lleva a cabo entre los cuatro y los ocho años de edad, y se puede realizar en solitario o en grupo. El lugar puede ser el propio hogar de la niña, la casa de un familiar o bien un sitio ya determinado cuando forma parte de un ritual. La persona que ejecuta el acto puede ser una comadrona, un barbero, una mujer mayor de la comunidad o una curandera.

A la niña se la mantiene inmóvil con las piernas abiertas, mientras con la tapa de una lata, una navaja, un cristal, unas tijeras o cualquier otro instrumento cortante, se le mutilan los genitales.

Cuando se lleva a cabo la forma más dura de mutilación, la infibulación, se cose a la niña o se utilizan espinas para unir las partes cortadas, a continuación se le atan las piernas juntas y la pequeña puede estar obligada a permanecer en esa posición durante más de un mes. En ocasiones se le aplican ungüentos con la intención de que ayuden a cicatrizar las heridas, elaborados generalmente con hierbas, huevos, estiércol, ceniza o leche.

Cuando la familia de la niña posee una posición acomodada, la mutilación la suele realizar un médico, en un centro de salud y con anestesia local o general.


Consecuencias de la mutilación genital

La mutilación genital puede provocar multitud de problemas graves o muy graves, incluso la muerte. Algunos de los efectos adversos son hemorragias, infecciones, retención de orina, contagio del VIH, abscesos, trastornos renales, infertilidad, quistes, etc.


Motivos por los que se realiza la mutilación genital femenina

  • Tradición, costumbre.
  • Es necesaria para el tránsito de niña a mujer. El clítoris y los labios se consideran partes masculinas y hay que extirparlos. Aumenta la feminidad, que por supuesto va unida a la sumisión y a la dependencia.
  • Se cree que disminuye o anula el deseo sexual en la mujer, por lo que la mantiene limpia y casta para el hombre.
  • Se considera que si los genitales de una mujer “entera” entran en contacto con los genitales de un hombre, éste puede morir. Asimismo, también puede morir el niño al nacer si toca con su cabeza el clítoris de la madre.
  • Motivos religiosos.


Sociedades patriarcales

Anualmente, entre dos y tres millones de niñas corren el riesgo de sufrir la mutilación de sus genitales. También en Europa se calcula que la cifra asciende a 500.000 menores.

El clítoris contiene más de ocho mil terminaciones nerviosas y su función es sólo una, proporcionar placer a la mujer. La necesidad de muchas sociedades de controlar, someter y “domesticar” a las mujeres desde que son unas niñas, lleva a estas monstruosas prácticas, que cortan de raíz la libertad y el derecho a disfrutar de las mujeres.

Beatriz Moragues - Derechos Reservados


No hay comentarios:

Publicar un comentario